Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Culebrilla (herpes zóster)

La culebrilla es una erupción cutánea dolorosa causada por el virus de la varicela-zóster. Este es el mismo virus (germen) que causa la varicela. Después de que una persona tiene varicela, el virus por lo general permanece inactivo en sus células nerviosas. Años más tarde, el virus puede reactivarse y trasladarse a la piel. La mayoría de las personas padece culebrilla solo una vez, pero es posible padecerla dos o incluso tres veces. Cuando la culebrilla vuelve a producirse, puede afectar una parte distinta del cuerpo.

¿Cuáles son los factores de riesgo para la culebrilla?

La culebrilla puede producirse en cualquier persona que haya padecido varicela. Sin embargo, su riesgo es más elevado si usted:

  • Tiene 50 años de edad o más.

  • Tiene una enfermedad que debilita su sistema inmunológico, como la infección del VIH.

  • Tiene cáncer, especialmente leucemia o linfoma.

  • Toma medicamentos que suprimen su sistema inmunológico, como esteroides o aquellos que se administran tras un trasplante de órgano.

¿Cuáles son los síntomas de la culebrilla?
Hombre sentado en una camilla. Un proveedor de atención médica se coloca guantes, y se prepara para examinar un salpullido que el hombre tiene en uno de sus lados.
El sarpullido de la culebrilla suele aparecer de un solo lado del cuerpo.

  • La primera señal de la culebrilla generalmente es dolor, ardor, hormigueo o comezón en alguna parte del rostro o del cuerpo. También podría sentir como si tuviera gripe, con fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o malestar estomacal.

  • En un plazo de uno a cinco días, aparece una erupción roja con pequeñas ampollas. Las ampollas pueden producirse en cualquier parte, pero son más comunes en la espalda, el tórax o el abdomen. Generalmente se presentan de un solo lado del cuerpo y se extienden por todo el sendero nervioso que contenía el virus. La erupción también puede formarse alrededor de un ojo, a lo largo de un lado del rostro o cuello, o en la boca. En algunas personas, la culebrilla se produce en más de una parte del cuerpo a la vez.

  • Después de siete a diez días, las ampollas se secan y se forma una costra sobre ellas. En la mayoría de los casos, la erupción desaparece por completo después de dos a cuatro semanas. Las ampollas por lo general no dejan cicatrices.

Tratamiento para la culebrilla

Hable con su proveedor de atención médica si cree que tiene culebrilla. Se recomienda someterse a tratamiento con medicamentos antivirales lo antes posible para acelerar la recuperación, aliviar los síntomas y reducir el riesgo de complicaciones. Para aliviar sus síntomas:

  • Aplíquese compresas húmedas sobre la piel o tome un baño de avena.

  • Use loción de calamina para aliviar la comezón en la piel.

  • Consulte a su proveedor de atención médica sobre el uso de analgésicos de venta libre.

Complicaciones de la culebrilla

La culebrilla por lo general desaparece sin dejar efectos duraderos, pero algunas personas tienen problemas graves durante mucho tiempo después de que las ampollas han sanado:

  • Neuralgia postherpética. Se refiere a dolor intenso que dura meses o incluso años después de padecer de culebrilla. Es más común en adultos mayores. Pueden recetarse medicamentos y ungüentos cutáneos para ayudar a aliviar el dolor.

  • Infección bacteriana. En lugar de sanar normalmente, las ampollas de la culebrilla se infectan con bacterias.

  • Pérdida de la vista. Cuando la culebrilla se produce en el ojo puede presentarse pérdida de la vista o ceguera (muy poco frecuente).

  • Daño nervioso. Cuando la culebrilla afecta los nervios del rostro, en raras ocasiones puede producirse pérdida del oído y pérdida del movimiento (parálisis) en ciertos músculos del rostro.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica lo antes posible si cree que tiene culebrilla. Se recomienda someterse a un tratamiento con medicamentos antivirales. Funcionan mejor si se toman al poco tiempo de que aparezca la erupción.  

Cómo evitar la transmisión del virus

La culebrilla no puede transmitirse de una persona a otra. Sin embargo, las ampollas de la culebrilla contienen el virus de la varicela-zóster. Usted puede transmitirle la varicela a alguien que no haya padecido la enfermedad previamente o que no se haya vacunado. Hasta que se haya formado una costra sobre sus ampollas, manténgase lejos de los demás, especialmente de las siguientes personas:

  • Mujeres embarazadas que nunca hayan padecido varicela (el virus puede dañar a un bebé en desarrollo).

  • Bebés prematuros o con bajo peso al nacer.

  • Personas cuyo sistema inmunológico se encuentre debilitado.

La vacuna contra la culebrilla

Si usted tiene 50 años de edad o más, el VA recomienda que se aplique la nueva vacuna contra la culebrilla. Se recomiendan dos dosis para que reciba la máxima protección. La vacuna hace que sea menos probable que padezca culebrilla. Si llega a padecer de culebrilla, sus síntomas probablemente serán más leves que si no se hubiera vacunado. También se recomienda la nueva vacuna aun cuando previamente haya recibido la vacuna vieja contra la culebrilla, ya que es más efectiva y protege a la gente durante más tiempo. Consulte a su proveedor de atención médica para ver si necesita la nueva vacuna.

Author: StayWell Custom Communications
Last Annual Review Date: 4/1/2018
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library